Un anillo de boda de diamantes: La tradición más bella

 

Cuando pensamos en el momento de la pedida lo primero que se nos viene a la cabeza es un anillo de boda de diamantes. Esta joya se ha convertido en auténtico símbolo del compromiso firme e inquebrantable de una pareja.

¿Alguna vez te has preguntado por qué se pide matrimonio con un anillo de compromiso de diamantes? Si queremos encontrar los inicios de la tradición de regalar esta clase de anillos en un momento tan señalado tendremos que retroceder hasta el año 1477. El archiduque Maximiliano de Austria quiso ser original y regaló a su futura esposa, María de Borgoña, un anillo de pedida de oro y diamantes.

La idea del archiduque causó furor entre los novios del mundo entero. Antes de que se rompiesen todas las reglas los anillos de compromiso llevaban engastadas gemas como los rubíes, los zafiros o las amatistas. 

Otra de las razones por las que esta costumbre ha sobrevivido durante siglos es el valor simbólico del diamante en sí. Esta piedra preciosa se halla dentro de la lista de los materiales más duros del mundo por lo que suele asociarse con el amor eterno e inquebrantable. 

Tampoco podemos olvidar que la popularidad del diamante se debe en gran medida al hecho de que no pierde ni su valor ni sus propiedades con el paso de los años. Las imitaciones u otras piedras más baratas pueden verse ajadas y envejecidas transcurrido un tiempo.

Todo buen joyero sabe que un diamante siempre conservará su esplendor con el mantenimiento adecuado. Los futuros esposos prometen cuidar su relación con el mismo mimo que a esta joya para que nunca desaparezca el brillo y la alegría de sus vidas.

Puede que ahora mismo estés pensando que los diamantes no están al alcance de cualquiera. En algunos países, como por ejemplo Estados Unidos, incluso se llega hasta el extremo de definir el precio que debe alcanzar el anillo de pedida. Afortunadamente, en España hacemos las coas de otra manera.

En Joyería Dogma hemos creado una línea de anillos de compromiso baratos para que ninguna pareja de novios tenga que renunciar a un anillo de boda de diamantes. Obtener la mayor calidad a un precio razonable no tiene por qué resultar una misión imposible.

En definitiva, un anillo de compromiso con un diamante engarzado es la forma más sofisticada y elegante de pedirle a otra persona que comparta su vida con la tuya. Y si vas a dar este gran paso lo mejor es que cuentes con el consejo de tu joyero de confianza. ¡Te esperamos en nuestra tienda!

 
Publicado en: Bodas, Símbolos y mitos

Deja un comentario

Navegación Blog

Últimas entradas del blog

Chat