¿Cuál es la diferencia entre un anillo de diamantes y uno de brillantes?

 

A la hora de comprar un anillo de compromiso es normal plantearse cuál es la diferencia entre un anillo de diamantes y uno de brillantes. Aunque puede parecer un poco confuso, lo cierto es que no estamos ante dos piedras distintas.

Antes de nada, hemos de responder a una simple pregunta: ¿Qué es un diamante? Como sabes, se trata de una de las piedras más apreciadas en joyería para adornar anillos, pendientes, pulseras o collares.

En definitiva, cuando hablamos de diamantes nos estamos refiriendo a la piedra en bruto mientras que el brillante es sólo una de las muchas clases de talla que se utilizan para darle a esta valiosa piedra su forma y su brillo final.

¿Cuál es la diferencia entre una talla y una forma de diamante?

Ojo, no hay que confundir la forma del diamante de un anillo con la talla. La forma define la apariencia de la piedra pero la talla nos dice cómo juega la luz con las facetas de la misma.

¿La talla de un diamante afecta a su brillo?

Por supuesto que sí. La talla influye directamente en el número de facetas del diamante. Y las facetas no son otra cosa que las caras de la piedra, es decir, cada una de las superficies planas y pulidas que tiene un diamante. 

Todas las facetas actúan como espejos diseñados para atrapar la luz y eso es lo que hace que la gema resplandezca. ¡Pero no olvides que también debes fijarte en el color y la claridad si quieres un anillo de diamantes que refulja en el dedo!

¿Qué forma de diamante es más cara?

Los diamantes pueden ser redondos o tener formas de fantasía. Seguro que has visto anillos de diamantes de múltiples diseños como por ejemplo cuadrados o con forma de corazón. Aunque las posibilidades al moldear un diamante son muchas y variadas resulta que la forma más popular y más cara es la redonda. El motivo no es otro que su intenso brillo.

Como has podido comprobar, la única diferencia entre un anillo de diamantes y uno de brillantes es el nombre porque la piedra preciosa en sí siempre es un diamante. La talla brillante, la talla esmeralda o la talla princesa sólo son las técnicas que se usan para poder crear joyas diferentes que se adapten a todos los gustos.

 
Publicado en: Bodas, Hombres

Deja un comentario

Navegación Blog

Últimas entradas del blog